Ultimate magazine theme for WordPress.

La mejor postura sexual para los dos: 7 consejos para dominarla

162

La postura del perrito es de las mejores. Y no lo decimos nosotros. Numerosas encuestas lo determinan, como la realizada en 2017 por un equipo de investigadores, que entrevistó a 2.000 personas (mil hombres y mil mujeres) de Europa y EE.UU. El perrito salió la más votada, con un 35,1%.

Si a estas alturas no sabes cuál es, te contamos en qué consiste esta postura: ella se pone a cuatro patas (como si fuera un perro), mientras el hombre introduce su pene en la vagina pero desde atrás. Con esta postura se logra una penetración profunda que estimula el punto G femenino.

postura

Aunque el ‘modus operandi’ parece que está claro, aun faltan muchos detalles que pulir. ¿Debo apretar? ¿Y si le doy unos azotes? ¿Por qué este señor lo hace tan lento? Un largo etcétera de dudas que, debido a la (innecesaria) falta de comunicación que hay entre personas del diferentes sexos, se quedan sin resolver.

Hoy nos vamos a centrar en el desconocimiento de ellos, los hombres, quienes muchas veces actúan de determinada forma pensando que es la mejor y, lamentablemente, se equivocan. Ojo, que hay mujeres que también lo hacen mal, ¿eh? Recogemos las cosas que todo varón debe saber si va a realizar esta postura. Algunos han sido extraídos de la web ‘Cosmopolitan‘.

1) Deben preguntar si le gusta esta postura

El hombre en cuestión debe saber si realmente a ella le gusta el perrito o si solo accede para seguirle la corriente. Esta postura es como la pizza con piña: la amas o la odias. Si a ella le es indiferente o no le gusta en exceso, probad otra. Aquí o te pones muy “perro” o nada.

2) Saber si ella es clitoriana

Si el hombre no sabe cómo ella llega al orgasmo, mal vamos. El perrito permite muchas variaciones, entre las que se encuentra la más importante: tocar el clítoris de ella mientras se produce la penetración, algo necesario para más del 70% de las mujeres, que solo son capaces de llegar al orgasmo a través de la estimulación de este órgano sexual. En el caso de que ella sea clitoriana, y no le estimules esta parte, acabará por aburrirse a los tres minutos de esta postura.

3) No es un agujero

El martilleo de muchos hombres lanza un claro mensaje a la mujer: “No tengo ni p. idea de follar y menos aún del cuerpo femenino“. Se debe ir fuerte e intenso, pero cambiando de ritmos e intensidad.

4) Pillar un buen ritmo

A veces demasiado rápido es malo, a veces demasiado lento es malo… ¿La solución? Tienen que preguntar a la mujer si ella no les dice nada. Lo suyo es que la parte pasiva de esta historia diga cuándo debe ir más rápido o más lento.

5) Azotar o no azotar…

… ésa es la cuestión.

Él necesita saber si a ella le gustan las nalgadas. Normalmente lo entenderá por el contexto, es decir, si ella está muy receptiva en esta postura y se mueve y lo disfruta, no te cortes. Desde aquí te decimos que, ante la duda, prueba con un azotito flojo, y si ves que le gusta, sigue más fuerte.

6) No abalanzarse

El hombre no debe poner todo su peso sobre la mujer. Coger sus caderas es genial, pero no es bueno que deje descansar todo el cuerpo sobre ella. Es un error muy de principiantes.

7) Desaprender

Realmente, él necesita desaprender todo lo aprendido. A todos los hombres se les debería clavar esto en la mente: lo que funcionó con tu ex puede no funcionar con la nueva.

Fuente: El Confidencial

Get real time updates directly on you device, subscribe now.