La mayoría de hombres solo se centran en la vagina y privan a la chica de poder disfrutar de la inmensa variedad de experiencias orgásmicas que podría alcanzar. Aprende.

El orgasmo femenino ha sido durante años una fuente de fascinación, tanto para los investigadores como para el resto de los mortales. La mayoría de hombres saben que si estimulan correctamente la vagina y el clítoris de una mujer, lograrán que ella alcance el clímax. ¿El problema? Que solo se centran en esas zonas y privan a la chica de poder disfrutar de la inmensa variedad de experiencias orgásmicas que podría alcanzar.

Que sí, que la estimulación vaginal y clitoriana está muy bien. No lo negamos. Pero, chicos, hay más campo por sembrar. Y no lo decimos nosotros (que también). Nos remitimos al estudio llevado a cabo por los investigadores de la Universidad de Concordia (Canadá). Estos estudiosos aseguran haber encontrado la fórmula definitiva para que ellas gocen al máximo. Para conseguirlo ‘solo’ has de tener dos cosas claras:

 

  • Debes mantener el tacto, presión y ritmo adecuado (tanto con los dedos como con la lengua).
  • Debes saber que una mujer puede experimentar orgasmos en áreas no genitales (labios, pezones, orejas, cuello, dedos de las manos y los pies).

El mapa del cuerpo erótico de una mujer no está grabado en piedra, sino que es un proceso continuo de experiencia, descubrimiento y construcción

Una vez tengas esto claro, el resto será pan comido. Has de saber también que las mujeres evolucionan con el tiempo. Es decir, la misma a la que a los 20 años le excitaba que le tocases los pezones, a los 40 lo odia y le gusta que muerdas sus pies. “A diferencia de los hombres, las mujeres pueden tener una amplia variedad de experiencias orgásmicas, que evolucionan a lo largo de la vida. El mapa del cuerpo erótico de una mujer no está grabado en piedra, sino que es un proceso continuo de experiencia, descubrimiento y construcción”, asegura el autor del estudio y profesor de Psicología Jim Pfaus.

La investigación demostró que no hay una región determinada para la estimulación ni una fórmula establecida para estimular a una mujer. “El clítoris contiene 8.000 terminaciones nerviosas (el doble que el pene), pero no es un ‘botón’ que garantice el orgasmo”, aseguran.

Hasta aquí la parte teórica del asunto, ahora vamos con la práctica. Muy atento, porque así es cómo debes estimular cada parte del cuerpo de tu amante para que te ame con locura (al menos durante un rato).

Cómo debes tocar cada parte del cuerpo

Como ya sabes, el cuerpo femenino está repleto de zonas erógenas. Un reciente estudio publicado en la revista Cortex elaboró una clasificación en la que establecía el grado de sensualidad con una puntuación del cero al diez. En primer lugar encontramos el clítoris (9,1), seguido de la vagina (8,4), los labios (7,9), el cuello (7,5), los pechos (7,3), los pezones (7,3), la parte interna de los muslos (6,7), la nuca (6,2), las orejas (5) y, finalmente, el culo (4,7).

Pero, como también sabes, lector influyente donde los haya, es que las mujeres tienen muchas más regiones, que, estimuladas adecuadamente, pueden ayudarlas a llegar al orgasmo. 

1) Clítoris

Puedes utilizan tus dedos o tu lengua. Una manera sería estimular el clítoris realizando movimientos de presión arriba-abajo, logrando que el capuchón que lo recubre reciba estos movimientos con uno o dos dedos juntos. También se pueden ejercer movimientos circulares en esta misma zona, o bien, colocar un dedo a cada lado del clítoris para realizar de nuevo los movimientos arriba y abajo, ejerciendo una presión más indirecta en este. 

2) Vagina

Introduce los dedos en su interior, simulando una penetración pero provocando el roce con los labios y la entrada vaginal, donde podrás estimular las raíces del clítoris también. Otra manera de estimular el interior de la vagina es introduciendo los dedos en forma de gancho y haciendo que, una vez dentro, hagan el gesto típico de llamar a alguien. De este modo estimularás la zona del punto G. También puedes hacer uso de un juguete sexual.

3) Labios vaginales

Puedes acariciarlos suavemente con los dedos, la lengua o la punta del pene. Acércate al clítoris y al exterior de la vagina pero no llegues a tocarlos.

4) Labios (de la boca)

Un beso desencadena un cóctel de hormonas y neurotransmisores capaz incluso de generar orgasmos sin necesidad de contacto genital. Los labios son, de hecho, la zona erógena más expuesta y tienen 100 veces más sensibilidad que nuestros dedos.

5) Cuello

Según una reciente investigación publicada en la revista ‘Cortex’, el cuello es una de las zona erógenas preferidas por las mujeres. Es una zona muy sensible que puedes estimular con besos y caricias. Hay chicas que se excitan muchísimo tras recibir pequeños mordiscos en el área. Cuidado con dejar marca.

6) Pelo

Los masajes en la cabeza son relajantes para la mayoría de personas, pero hay a quienes les resultan además especialmente excitante. Ejerce una presión suave con los dedos sobre el centro de las sienes, a modo de masaje, y haz relajantes círculos en el cráneo.

7) Pechos y pezones

La estimulación correcta de los pechos femeninos es una de las bases para que las mujeres disfruten mucho durante el sexo, llegando incluso a producir el conocido como orgasmo de pezón. Comienza a masajearlos suavemente por los costados, cubriendo con tus manos poco a poco desde la parte inferior del seno hacia los laterales y arriba. Como si los estuviesen sujetando pero si hacer fuerza. La clave está en acariciar, lamer, masajear o besar las glándulas mamarias antes de aproximarnos al punto central. Cuanto más nos acerquemos pero sin llegar a tocarlos se conseguirá un mayor grado de excitación.

8) Orejas

Tanto estos como la parte inferior de las orejas –en el caso de que no tenga lóbulos, algo más común de lo que crees– son una zona erógena increíblemente sensible. Además de acariciarlos con los dedos puedes mordisquearlos, besarlos y lamerlos suavemente e ir dando cobertura al resto de la zona: detrás de las orejas, por el cuello, su cabeza, bajar por su espalda…

9) Dedos de las manos

Básicamente, lamerlos, masajearlos, pasearlos por las formas del cuerpo masculino, chuparlos… Le provocará un placer inmenso.

10) Pies

Consiste en acariaciarlos y realizar masajes circulares, con los dedos o con la lengua. Uno de los puntos más sensibles del pie es justo la línea que forma la base de los dedos. El talón y los tobillos son otras de las zonas erógenas más excitantes. 

11) Vientre

Muchas mujeres sienten una excitación especial en esta zona del cuerpo, sobre todo en la parte más cercana al pubis. El ombligo, además, es una región de nuestro cuerpo especialmente sensible y, por tanto, susceptible de excitarnos.

12) Ano, el periné o perineo

Más conocido por dar nombre a la zona erógena masculina más rehuida por muchos hombres, también resulta excitante y placentera para ellas. Se encuentra entre el ano y los genitales y es una zona en la que confluyen numerosas terminaciones nerviosas, por lo que acariciarlo y tocarlo puede despertar sensaciones sorprendentes. La zona del ano puede conducir al orgasmo si se comienza excitando el periné y se va poco a poco hacia el esfínter, donde se acumulan las terminaciones nerviosas que producen una mayor excitación.

Fuente: Elconfidencial.com


SÍGUENOS EN FACEBOOK, TWITTER, INSTAGRAM Y YOUTUBE

COMENTA ABAJO ESTE ARTÍCULO

Sugerencias de Google (si las hay)